• 3:21 am

Granola casera: todo para prepararla.

Granola

Preparar tu granola casera puede ayudarte a aumentar tus opciones cuando buscas darle variedad a tu alimentación. La granola es un alimento versátil que proporciona nutrientes esenciales. Su popularidad se debe a su sabor agradable y su valor nutricional, ya que es una buena fuente de hidratos de carbono, fibra, grasas saludables y varios micronutrientes (vitaminas y minerales).

Aquí te menciono algunos de los beneficios que puede tener la granola casera:

  1. Fuente de nutrientes: La granola suele contener una mezcla de granos enteros, frutos secos y semillas. Estos ingredientes proporcionan nutrientes esenciales como hidratos de carbono, fibra, grasas saludables, vitaminas y minerales.
  2. Energía: Gracias a su combinación de carbohidratos complejos y grasas, la granola puede proporcionar energía de liberación lenta, lo que ayuda a mantener los niveles durante el día.
  3. Fibra: La granola es rica en fibra, lo que favorece la digestión, previene el estreñimiento y contribuye a mantener un sistema digestivo saludable.
  4. Saciedad: La granola puede ayudar a mantener la sensación de saciedad debido a su aporte de fibra.
  5. Salud cardiovascular: Los frutos secos y las semillas presentes en la granola son ricos en grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas que pueden contribuir a la salud del corazón y reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  6. Versatilidad: La granola puede incorporarse de diversas formas en la dieta, como acompañamiento de yogur, ensaladas, smoothies o simplemente como snack.

Optar por una versión casera te permite hacer una granola saludable y adaptada a tus necesidades nutricionales.


Historia de la granola;

La granola tiene una interesante historia. Esta tiene sus raíces en el siglo XIX, donde fue creada por James Caleb Jackson, un destacado reformador de la alimentación y médico estadounidense. En 1863, Jackson creó una receta que llamó “granula” a base de hojuelas de avena horneadas.

John Harvey Kellogg, también un médico estadounidense y director del sanatorio Battle Creek Sanitarium en Míchigan, adaptó la idea de Jackson y desarrolló su propia versión de la granola en la década de 1870. Kellogg utilizó hojuelas de avena cocidas y horneadas para crear un alimento fácilmente digerible y nutritivo para los pacientes de su sanatorio.

A partir de la década de 1960 y 1970, la granola se asoció con la alimentación saludable especialmente por la creciente conciencia sobre la importancia de una dieta equilibrada y nutritiva.

Con el tiempo, la granola ha evolucionado y diversificado en términos de ingredientes y presentaciones. Actualmente, la granola casera puede llevar varios ingredientes; puedes probar con mezclas de frutos secos, semillas, granos, frutas y otros ingredientes.


Prepara tu granola casera:

Ingredientes:

  • 2 tazas de avena. 
  • 6 nueces.
  • 20 almendras.  
  • 2 cucharadas de uvas pasa. 
  • 3 cucharadas de semillas de calabaza. 
  • 2 cucharadas de miel de abeja. 
  • 2 cucharaditas de canela. 
  • ½ cucharadita de sal. 

Instrucciones:

  • Parte las nueces y las almendras con un cuchillo.
  • Vierte todos los ingredientes;  en un bowl o un plato hondo y revuelve.
  • Extiende la mezcla en una bandeja forrada con papel antiadherente y ponla en un horno a 180°C durante 30 minutos, asegúrate de revolver los granos cada 10 minutos para asegurar un tostado uniforme.

¿Quieres aprender a preparar vegetales en escabeche? te recomendamos este post.

Lnca. Rocío Bou

Lic en Nutrición y Ciencia de los Alimentos

Deja un comentario