• 11:12 pm

La compota de manzana es reconfortante durante los meses de invierno, puede ser una adición fresca en los meses más cálidos y también una opción para el desayuno, servida sobre avena o yogur.

Esta receta es ideal para aprovechar las manzanas maduras que tengas en casa y también para sumar frutas y fibra a tu alimentación.


Ingredientes:

  • 🍎 4-5 manzanas (puedes elegir la variedad que prefieras)
  • 🌿 1 cucharadita de canela (opcional)
  • 💧 1/4 de taza de agua
  • 🍋 Jugo de medio limón (para evitar que las manzanas se oxiden)

Instrucciones:

  • Lava y corta las manzanas en trozos pequeños. Retira el corazón y las semillas.
  • Rocía las manzanas con el jugo de limón para evitar que se pongan marrones.
  • Coloca las manzanas en una cacerola grande.
  • Agrega la canela (si decides usarla) y el agua.
  • Mezcla bien los ingredientes.
  • Lleva la mezcla a ebullición a fuego medio-alto.
  • Reduce el fuego a bajo y cocina a fuego lento durante 15-20 minutos, o hasta que las manzanas estén tiernas y se puedan deshacer fácilmente con un tenedor.
  • Retira la mezcla del fuego y deja que se enfríe durante unos minutos.
  • Usa un tenedor o un triturador de papas para deshacer las manzanas hasta obtener la consistencia deseada. Si prefieres una compota más suave, puedes usar una licuadora o una batidora de mano.
  • Prueba la compota y ajusta el nivel de canela según tu gusto.
  • Deja enfriar la compota antes de refrigerarla.
  • Puedes almacenar la compota en un recipiente hermético en el refrigerador por varios días.

Recuerda que asistir con un nutricionista es la mejor alternativa cuando se trata de recomendaciones en salud y alimentación. Esta receta es sólo de referencia y no reemplaza el consejo nutricional individualizado.

Te recomendamos nuestras recetas con manzana.

Lnca. Rocío Bou

Lic en Nutrición y Ciencia de los Alimentos

Deja un comentario