• 5:47 am
person in green shirt holding white printer paper

¿Alguna vez te has preguntado qué tan procesados son los alimentos que consumes diariamente? Identificar alimentos ultraprocesados puede ser un desafío, pero con algunos pasos simples puedes tomar decisiones más informadas sobre tu dieta.


Los pasos a seguir:

Paso 1: Utiliza la clasificación NOVA para guiarte en el proceso;

La clasificación NOVA es un sistema de categorización de alimentos desarrollado por investigadores del Centro de Epidemiología Nutricional de la Universidad de São Paulo, Brasil. Esta clasificación divide los alimentos en cuatro categorías principales según el grado de procesamiento.

Selecciona prioritariamente alimentos no procesados; que contengan sus nutrientes intactos y se hayan sometido a un mínimo proceso industrial (suelen ser aquellos que no traen empaques, encuentras en tianguis, mercados o tiendas locales).

Alimentos no procesados o mínimamente procesados

(Grupo 1)

  • Son alimentos en su estado natural o con mínimos procesamientos.
  • Incluyen frutas frescas, verduras, hortalizas, legumbres, frutos secos, carnes frescas, pescado, huevos y leche sin procesar.
  • Estos alimentos son la base de una dieta saludable y proporcionan nutrientes esenciales.

Ingredientes Culinarios

(Grupo 2)

  • Contiene ingredientes extraídos de alimentos no procesados.
  • Incluye aceites, grasas, azúcares, harinas y otros ingredientes básicos que se utilizan en la preparación de alimentos en casa.
  • Aunque son procesados, no se consideran perjudiciales en sí mismos y se utilizan comúnmente en la cocina.

Alimentos Procesados

(Grupo 3):

  • Estos alimentos han pasado por procesos de elaboración.
  • Incluye alimentos como pan, quesos, conservas de frutas, y productos cárnicos procesados como jamón y salchichas.
  • Aunque han sido sometidos a cierto grado de procesamiento, todavía pueden formar parte de una dieta equilibrada en cantidades moderadas.

Alimentos Ultraprocesados

(Grupo 4):

  • Son productos industriales con múltiples ingredientes, muchos de los cuales no se utilizan comúnmente en la cocina casera.
  • Contienen aditivos para imitar las características sensoriales de los alimentos frescos.
  • Ejemplos incluyen alimentos altos en grasas saturadas, azúcares añadidos, sal, y productos con ingredientes poco reconocibles como colorantes, emulsionantes y potenciadores del sabor.
  • Este grupo de alimentos se asocia con dietas menos saludables y está vinculado a problemas de salud como la obesidad y enfermedades cardiovasculares.

Paso 2: Busca ingredientes naturales y reconocibles: opta por productos con ingredientes más simples y naturales. Si la lista de ingredientes contiene muchos aditivos y nombres desconocidos, es probable que estés frente a un ultraprocesado.


Paso 3: Observa el contenido de azúcares y grasas: los alimentos ultraprocesados suelen ser ricos en azúcares añadidos, grasas saturadas y trans. Revisa la cantidad de azúcares en la etiqueta o los sellos de advertencia y presta atención a términos como jarabe de maíz de alta fructosa o cualquier otro tipo de edulcorante artificial.


Paso 4: Considera el proceso de fabricación: si el producto ha pasado por múltiples pasos de producción, es probable que sea un ultraprocesado según la clasificación NOVA. Opta por alimentos que hayan pasado por el menor número de procesos posible.


Paso 5: Prioriza alimentos frescos y locales: una excelente manera de evitar alimentos ultraprocesados es priorizar productos frescos y locales, pueden ser aquellos que podrías encontrar en tianguis o mercados.

Al seguir estos pasos, estarás mejor equipado para identificar alimentos ultraprocesados.

Lnca. Rocío Bou

Lic en Nutrición y Ciencia de los Alimentos

Deja un comentario