• 12:30 pm
Sopas de frijol

Los frijoles, base principal de esta sopa, tienen un origen que se remonta a hace más de 7,000 años en América Latina, siendo una de las primeras plantas cultivadas por la humanidad. Los pueblos antiguos, como los aztecas y mayas, utilizaron los frijoles en su dieta diaria, cocinándolos en variadas formas, incluyendo sopas. Con el tiempo, la sopa de frijoles se difundió por todo el mundo, adaptándose a diferentes culturas y enriqueciéndose con distintos ingredientes y técnicas de preparación.

La sopa de frijoles es una excelente fuente de nutrientes esenciales. Los frijoles son ricos en proteínas, fibra, vitaminas y minerales como hierro, folato, potasio y magnesio. Esta combinación nutricional brinda energía sostenida, ayuda a mantener un sistema inmunológico saludable y contribuye al funcionamiento óptimo del sistema digestivo. Además, al ser baja en grasas y colesterol, la sopa de frijoles es una elección inteligente para mantener una alimentación balanceada y promover la salud del corazón.


1. Crema sin lácteos de frijol

Ingredientes:

  • 1 taza de frijoles negros secos
  • 1/2 cebolla picada
  • 1 diente de ajo picados
  • 1 pimiento rojo picado
  • 4 tazas de caldo de verduras
  • 1 cucharadita de comino en polvo
  • 1 cucharadita de pimentón

Instrucciones:

  1. Remoja los frijoles en agua durante la noche. Escúrrelos y enjuágalos antes de usar.
  2. En una olla grande, saltea la cebolla y el ajo hasta que estén dorados.
  3. Agrega los frijoles y el pimiento rojo. Cocina por unos minutos.
  4. Vierte el caldo de verduras y sazona con comino, pimentón, sal y pimienta.
  5. Lleva la sopa a ebullición y luego reduce el fuego. Cocina a fuego lento hasta que los frijoles estén tiernos.
  6. Con una licuadora de mano, procesa parte de la sopa hasta que tenga una textura cremosa pero aún con algunos trozos de frijol.
  7. Sirve caliente y decora con cilantro fresco.

2. Sopa de Frijol con Verduras

Ingredientes:

  • 1 taza de frijoles negros cocidos
  • 1/4 cebolla picada
  • 1/2 taza de Chícharos
  • 2 zanahorias en rodajas
  • 2 calabacitas en cubos
  • 2 tazas de espinacas frescas
  • 4 tazas de caldo de verduras
  • 1 cucharadita de comino en polvo
  • 1 cucharadita de paprika
  • Sal y pimienta al gusto
  • Limón para decorar
  • Cilantro fresco para decorar

Instrucciones:

  1. En una olla, saltea la cebolla hasta que esté transparente.
  2. Agrega las zanahorias, las calabacitas y las espinacas. Saltea por unos minutos.
  3. Añade los frijoles, el caldo de verduras, el comino, la paprika, sal y pimienta.
  4. Cocina a fuego medio durante unos 15-20 minutos hasta que las verduras estén tiernas.
  5. Sirve caliente, exprime un poco de limón y decora con cilantro fresco.

Recuerda que las necesidades nutricionales son distintas para cada uno de nosotros, no dudes en ponerte en contacto con un nutriólogo si buscas más detalle o información sobre tus particularidades. 

Yo Rocío como nutrióloga, estaré feliz de escucharte y hacer lo que esté en mis manos por ayudarte 🙂 


Suscríbete a nuestro boletín informativo y ve en tu correo nuestro contenido antes que todos; además, recibe beneficios exclusivos, como descuentos y contenido premium.

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.
Nombre

Lnca. Rocío Bou

Lic en Nutrición y Ciencia de los Alimentos

Deja un comentario