• 11:40 pm
Pan francés

Hoy te traemos una deliciosa receta de pan francés que te hará comenzar tu día con energía. Es una gran alternativa para quien busca una idea fácil y rápida para el desayuno. Este pan francés es una buena fuente de proteína, carbohidratos, vitaminas y minerales.

Ingredientes (para 4 piezas):

  • 4 rebanadas de pan integral o de grano entero.
  • 3 huevos.
  • 1/2 taza de leche.
  • 1 cucharadita de canela en polvo.
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla.
  • Frutas frescas para decorar (opcional).
  • 1-2 cucharaditas de miel o crema de almendra (opcional).

*Las porciones y necesidades de nutrientes son distintas para cada uno de nosotros, si quieres saber como y cuanto deberías comer de acuerdo a tus características te recomendamos consultar con un nutriólogo.

Instrucciones:

  • Prepara la mezcla de huevo: en un tazón, bate los huevos y luego agrega la leche de almendras, la canela en polvo y la esencia de vainilla. Mezcla bien hasta que todos los ingredientes estén combinados.
  • Empapa el pan: sumerge cada rebanada de pan en la mezcla de huevo, asegurándote de que esté bien empapada por ambos lados.
  • Cocina: calienta una sartén antiadherente a fuego medio-alto y coloca las rebanadas de pan. Cocina cada lado durante aproximadamente 2-3 minutos o hasta que estén doradas y crujientes.
  • Sirve y decora: sirve las rebanadas de pan francés en un plato y decora con frutas frescas como fresas, arándanos o rodajas de plátano. Para un toque de dulzura, puedes rociar un poco de miel o sirope de arce por encima.

¡Y ahí lo tienes! Un delicioso y saludable desayuno de pan francés que te hará comenzar el día con buen pie. Este desayuno es rico en proteínas, fibra y nutrientes esenciales para mantener tu energía durante toda la mañana.

¡Disfruta!

Origen del pan francés

El “pan francés”, conocido como “pain perdu” en francés, que se traduce literalmente como “pan perdido”, tiene sus raíces en la práctica de reciclar pan duro o sobrante para evitar el desperdicio de alimentos. Aunque este plato es popularmente asociado con Francia, su origen se puede rastrear a varias culturas a lo largo de la historia.

La idea de remojar pan en una mezcla de huevo y luego cocinarlo tiene raíces antiguas que se encuentran en diversas culturas. Se sabe que civilizaciones antiguas como los egipcios y romanos practicaban técnicas similares para aprovechar el pan rancio. Durante la Edad Media en Europa, la necesidad de utilizar el pan sobrante se consolidó. Las familias buscaban formas creativas de reutilizar el pan que había endurecido con el tiempo. La técnica de remojarlo en una mezcla de huevo y luego cocinarlo se volvió común.

El término “pain perdu” (pan perdido) se atribuye a los franceses, quienes adoptaron y popularizaron la receta en la Edad Media. Otros nombres utilizados para referirse a esta preparación incluyen “french toast” en inglés, “eggy bread” en el Reino Unido, y “Arme Ritter” en alemán.

Hoy en día, el pan francés es una preparación comúnmente disfrutada en desayunos y brunches en muchas partes del mundo. Se ha convertido en un plato versátil que puede adaptarse a diversos gustos y preferencias culinarias, y sigue siendo una forma sabrosa de aprovechar el pan que de otra manera podría desperdiciarse.

Puedes acompañarlo con un jugo verde, ¿ya probaste nuestra receta?

Lnca. Rocío Bou

Lic en Nutrición y Ciencia de los Alimentos

Deja un comentario