• 5:17 am

La Enfermedad Renal Crónica (ERC) es un desafío de salud global que afecta a millones de personas en todo el mundo. Esta condición, caracterizada por la disminución progresiva y a menudo irreversible de la función renal, impacta la calidad de vida de millones de personas y aumenta el riesgo de complicaciones graves, como enfermedades cardiovasculares, anemia y trastornos óseos.

La disfunción renal puede llevar a una serie de problemas de salud graves, como la acumulación de toxinas en el cuerpo, desequilibrios electrolíticos, hipertensión, anemia y otros trastornos.

Las consecuencias de la pérdida de la función renal, incluyen altos costos y la necesidad de terapias y tratamientos de sustitución; de por vida (diálisis). Para mantener la salud renal la alimentación saludable y hábitos del estilo de vida que permitan un estado metabólico adecuado, además de la atención médica regular son fundamentales e irremplazables.

El impacto de la ERC no solo reside en la afectación directa de la función renal, sino que también conlleva una serie de complicaciones sistémicas, lo que la convierte en un problema de salud multifacético y complejo.

En este artículo te platicamos de su origen o etiología, los factores que contribuyen y pasos sencillos que puedes llevar para la prevención.


Los riñones son órganos vitales en el cuerpo humano con múltiples funciones fundamentales. Su papel es crucial para mantener la homeostasis, el equilibrio interno del organismo, realizando diversas tareas esenciales:

Función de los Riñones:

  1. Filtración de desechos: Los riñones filtran los desechos y toxinas de la sangre, eliminándolos del cuerpo a través de la orina. Estos desechos incluyen productos de desecho metabólicos como la urea, la creatinina y el ácido úrico.
  2. Regulación del equilibrio de líquidos y electrolitos: Controlan el equilibrio de agua y minerales en el cuerpo, manteniendo niveles óptimos de sodio, potasio y otros electrolitos.
  3. Regulación de la presión arterial: Los riñones contribuyen al control de la presión arterial al regular la cantidad de líquido en el cuerpo y liberar hormonas como la renina, que influyen en la presión sanguínea.
  4. Producción de hormonas: Producen hormonas importantes, como la eritropoyetina, que estimula la médula ósea para producir glóbulos rojos, y la vitamina D activa, que es esencial para la absorción del calcio y la salud ósea.
  5. Equilibrio del pH: Mantienen el equilibrio ácido-base del cuerpo, ayudando a regular el pH sanguíneo para mantener un entorno interno estable.

Importancia de los Riñones:

  • Desintoxicación: Eliminan desechos y toxinas, manteniendo un ambiente interno limpio y saludable.
  • Regulación del Volumen y Composición de los Líquidos Corporales: Mantienen un equilibrio hídrico óptimo en el cuerpo, evitando la deshidratación o la retención excesiva de líquidos.
  • Preservación de la Salud Ósea: Contribuyen a la salud ósea al activar la vitamina D, esencial para la absorción de calcio.
  • Contribución a la Formación de Sangre: La eritropoyetina producida por los riñones estimula la médula ósea para generar glóbulos rojos.
  • Regulación de la presión arterial: Ayudan a mantener una presión arterial saludable al regular los fluidos y las hormonas relacionadas.

¿Cuál es el origen de la Enfermedad Renal Crónica?

Tensión arterial alta y diabetes:

La tensión o presión arterial alta y la diabetes son dos de los principales impulsores de la ERC. La hipertensión y la diabetes afectan los pequeños vasos sanguíneos en los riñones, dañando gradualmente su capacidad para filtrar los desechos y regular los líquidos en el cuerpo.

Hábitos y estilo de vida Influyentes

Los hábitos de vida poco saludables, como una dieta rica en sodio, el consumo excesivo de alcohol, la inactividad física y el tabaquismo, pueden aumentar el riesgo de desarrollar ERC. Una dieta desequilibrada puede ejercer presión adicional sobre los riñones, mientras que el sedentarismo y el tabaquismo pueden afectar la presión arterial y la circulación sanguínea.

Para prevenir la enfermedad Renal crónica- hay que prevenir la Diabetes y la Hipertensión.

  • Llevar una alimentación saludable, oritenatrse con un nutriólogo.
  • Subirle a los alimentos naturales: vegetales, frutas, semillas, granos, leguminosas.
  • Incluir suficientes fuentes de potasio.
  • Bajarle al sodio de la dieta.
  • Bajarle a los azúcares añadidos.
  • No fumar.
  • Mantenerse físicamente activo.
  • Evitar alimentos empacados con sellos de advertencia (exceso de sodio, exceso de azucares añadidos, exceso de calorías)

  • person smoking cigarette
  • woman handful of unhealthy chips

Los avances científicos revelan cómo ciertos hábitos impactan de manera consistente en la incidencia de la enfermedad renal crónica (ERC). Un grupo de investigadores, analizó 104 estudios con una muestra total de 2,755,719 participantes y encontró conexiones significativas entre la dieta y el riesgo de ERC.

Se observó que una mayor ingesta de potasio y verduras se asociaba con una reducción sustancial en las probabilidades de desarrollar ERC.

Además, mantenerse físicamente activo en comparación con un estilo de vida sedentario impulsaba el tener menores probabilidades de padecer ERC.

En contraste, una mayor ingesta de sal se relacionaba con un aumento significativo en el riesgo de ERC. Mientras tanto, tanto fumadores actuales como pasados presentaban una mayor probabilidad de ERC en comparación con los no fumadores.

Inflamación y lesiones renales

La inflamación crónica y las lesiones renales son procesos clave en el desarrollo de la ERC. La presencia constante de inflamación debido a inflamación de bajo grado (relacionada con el tejido adiposo disfuncional), infecciones recurrentes, enfermedades autoinmunes u otras afecciones médicas puede dañar progresivamente los tejidos renales, reduciendo su capacidad para funcionar correctamente.

Infecciones recurrentes: Las infecciones urinarias recurrentes pueden dañar los riñones si no se tratan adecuadamente.

Consumo de ciertos medicamentos: Algunos fármacos, especialmente si se toman en dosis altas o de forma prolongada, pueden causar daño renal.

Consumo excesivo de alcohol o drogas: El abuso de sustancias puede dañar los riñones y causar enfermedad renal crónica.

Envejecimiento: A medida que las personas envejecen, es más probable que experimenten problemas renales debido al deterioro natural del funcionamiento de los órganos.

Obstrucción del tracto urinario: Cualquier bloqueo en el tracto urinario, ya sea por cálculos renales, tumores o problemas con la próstata en los hombres, puede causar daño a largo plazo a los riñones.

Contribuyentes genéticos

Se ha observado que ciertos factores genéticos predisponen a algunas personas a un mayor riesgo de desarrollar ERC. Las anomalías genéticas heredadas pueden afectar la estructura y la función de los riñones, aumentando la vulnerabilidad a enfermedades renales.

Algunas afecciones genéticas, como la poliquistosis renal, pueden causar daño renal progresivo.

Es esencial comprender que la enfermedad renal crónica puede ser el resultado de una combinación de factores, y en algunos casos, la causa puede ser desconocida. La identificación temprana de los factores de riesgo y un tratamiento adecuado pueden ayudar a ralentizar la progresión de la enfermedad renal crónica.


El paso a paso de la Enfermedad Renal Crónica:

La fisiopatología de la enfermedad renal abarca una amplia gama de procesos complejos que afectan la función renal.

1. Daño a los glomérulos:

Las enfermedades renales pueden afectar los glomérulos, interfiriendo con la capacidad de filtración del riñón. La lesión glomerular puede ser causada por diversas condiciones, como la hipertensión, la diabetes, enfermedades autoinmunes o infecciones.

2. Inflamación y lesión tubular:

Además del daño glomerular, la inflamación y la lesión en los túbulos renales son comunes en las enfermedades renales. Esta lesión puede resultar en la pérdida de la capacidad de reabsorción y secreción de sustancias, lo que afecta la capacidad del riñón para mantener el equilibrio hídrico y electrolítico.

3. Procesos de cicatrización y fibrosis:

La respuesta del cuerpo a la lesión renal puede implicar la activación de procesos de cicatrización y fibrosis. Estos pueden conducir a la formación de tejido cicatricial (fibrosis) en los riñones, lo que compromete su estructura y función.

4. Disfunción endotelial y cambios vasculares:

Las enfermedades renales pueden alterar el revestimiento de los vasos sanguíneos y afectar la función endotelial. Esto puede llevar a cambios en la presión sanguínea y a una reducción del flujo sanguíneo a los riñones, contribuyendo aún más a su deterioro.

5. Sistema Renina-Angiotensina-Aldosterona (RAA):

En condiciones de enfermedad renal, el sistema RAA, que regula la presión arterial y el equilibrio de líquidos, puede estar desequilibrado. Esto puede desencadenar un aumento en la retención de sodio y agua, lo que resulta en una mayor presión arterial.

6. Impacto en los órganos y sistemas:

Las enfermedades renales pueden tener efectos sistémicos. La acumulación de desechos en el cuerpo debido a la disminución de la función renal puede afectar otros órganos y sistemas, resultando en complicaciones como trastornos cardiovasculares, anemia, desequilibrios de minerales y huesos, entre otros.

7. Progresión a Enfermedad Renal Crónica:

Si no se manejan adecuadamente, los procesos descritos anteriormente pueden llevar a la progresión de la enfermedad renal aguda a enfermedad renal crónica, lo que puede resultar en una disminución permanente de la función renal.

La fisiopatología de la enfermedad renal abarca una amplia gama de procesos complejos que afectan la función renal. Aquí se presentan algunos aspectos clave de la fisiopatología de las enfermedades renales:


Conclusión

El origen de la ERC es multifacético y complejo. Desde factores genéticos hasta influencias ambientales y estilos de vida, varios elementos se entrelazan en el desarrollo de esta enfermedad. La concientización, la educación y la adopción de hábitos de vida saludables son esenciales para prevenir y controlar la enfermedad renal crónica.

También te recomendamos nuestra calculadora de síndrome metabólico:

Lnca. Rocío Bou

Lic en Nutrición y Ciencia de los Alimentos

Deja un comentario