Amantes de la buena comida y la salud, ¡pongan atención!

Estas albóndigas son una excelente alternativa que combina carne, lentejas y vegetales para ofrecer una buena dosis de nutrientes esenciales. Estas albóndigas son ideales para quienes buscan aumentar su consumo de proteínas vegetales o reducir el consumo de alimentos procesados. Además, la adición de lentejas no solo aumenta el valor nutricional, sino que también lo hace más económico y reduce la necesidad de utilizar pan molido.

Con esta receta, disfrutarás de proteínas, hierro, vitaminas, minerales y compuestos antioxidantes como el licopeno y fibra.

¡Anímate a probar esta deliciosa y saludable opción que cuida de ti y del planeta!


Ingredientes:

  • 300g, 1.5 tazas aproximadamente, de carne molida (res magra, pollo o pavo)
  • 1 taza de lentejas cocidas
  • 1 zanahoria grande, rallada
  • 1 cebolla pequeña, picada finamente
  • 2 dientes de ajo, picados
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de comino molido
  • 1 cucharadita de pimentón
  • Sal y pimienta al gusto
  • Aceite de oliva

Para la salsa:

  • 4 jitomates grandes, picados
  • 1 pimiento rojo, picado
  • 1 zanahoria, picada
  • 2 dientes de ajo, picados
  • 1 cebolla, picada
  • 1 cucharadita de comino molido
  • 1 cucharadita de orégano seco
  • Sal y pimienta al gusto

Instrucciones:

  1. En un bol grande, mezcla la carne molida, las lentejas cocidas, la zanahoria rallada, la cebolla picada, el ajo picado, el huevo, el comino, el pimentón, la sal y la pimienta. Forma albóndigas con la mezcla y reserva.
  2. En una sartén grande, calienta un poco de aceite de oliva a fuego medio-alto. Agrega las albóndigas y cocínalas hasta que estén doradas por todos lados. Retira las albóndigas de la sartén y reserva.
  3. En la misma sartén, agrega un poco más de aceite de oliva si es necesario. Añade la cebolla, el ajo, el pimiento rojo y la zanahoria. Cocina hasta que las verduras estén tiernas.
  4. Agrega los tomates picados, el comino, el orégano, la sal y la pimienta. Cocina la salsa durante unos 15-20 minutos, o hasta que los tomates se hayan deshecho y la salsa se haya espesado.
  5. Una vez lista la salsa, añade las albóndigas a la sartén y cocina a fuego lento durante unos 10 minutos, para que las albóndigas se impregnen con la salsa.

Recuerda que asistir con un nutricionista es la mejor alternativa cuando se trata de recomendaciones en salud y alimentación. Esta receta es sólo de referencia y no reemplaza el consejo nutricional individualizado.

Lnca. Rocío Bou

Lic en Nutrición y Ciencia de los Alimentos

Deja un comentario