• 2:41 am
Errores de nutrición

La nutrición adecuada es esencial para mantener la vida, de hecho, no se puede tener salud sin un buen estado de nutrición.

Pero, ¿cómo le hacemos para tenerlo si estamos rodeados de mitos e información falsa?

En el mundo actual, estamos que nos ahogamos en datos; los encontramos en internet, redes sociales, revistas, programas de televisión y hasta en nuestros amigos y familiares. No obstante, la información puede estar sesgada, ser confusa o incluso incorrecta, y cuando se trata de nutrición, esto nos puede poner trabas para tomar desiciones adecuadas para nuestra salud….

Por este motivo yo (Rocío) como nutrióloga, te comparto 7 errores de nutrición que he visto en consulta y te recomiendo evitar. Estos siete, podrían contribuir a que no mejore tu salud o que no veas resultados a pesar de hacer cambios en tu dieta.


1. Abusar de productos light.

La necesidad por “perder peso”, los mitos, la mercadotecnia y la falta de información confiable, pueden llevarnos a abusar de la compra y el consumo de productos “light”, lo que puede ser un gran error…

A menudo, los productos “light” contienen ingredientes procesados y refinados, lo que significa que carecen de la calidad nutricional que se encuentra en alimentos enteros y no procesados. Estos productos a menudo utilizan edulcorantes artificiales y aditivos para mejorar el sabor y la textura y el consumo excesivo de estos podría tener efectos negativos en la salud a largo plazo, además de contribuir a problemas metabólicos y digestivos.

Aunque estos productos pueden ser bajos en calorías, también pueden no proporcionar la sensación de saciedad que los alimentos naturales brindan. Esto puede llevar a un aumento del apetito.

Centrar la dieta en productos “light” puede promover una mentalidad restrictiva y una relación poco saludable con la comida. La comida debe ser vista como fuente de nutrición, pero también puede ser disfrute (no solo calorías).


2. No consumir suficientes verduras y frutas.

Las verduras y frutas son fuentes ricas en vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra. No incluir estos alimentos en suficiencia puede llevar a deficiencias nutricionales, alteraciones y síntomas digestivos, más estrés oxidativo y mayor inflamación.

Intenta incorporar una variedad de frutas y verduras de colores diferentes para asegurarte de obtener una amplia gama de nutrientes.


3.Sólo enfocarse en calorías y no pensar en nutrientes.

Enfocarse exclusivamente en las calorías sin considerar la calidad y diversidad de los alimentos en la dieta, es un error.

Las calorías no representan la calidad nutricional de los alimentos, y no todas las calorías son iguales en términos de impacto sobre el estado nutricional y metabólico. Al priorizar únicamente las calorías, existe el riesgo de deficiencias nutricionales y problemas de salud.

La nutrición óptima va más allá de las calorías, es necesario incorporar alimentos ricos en vitaminas, minerales, fibra, fotoquímicos y nutrientes esenciales para el funcionamiento adecuado del cuerpo y la prevención de enfermedades.

Es sumamente relevante para el bienestar duradero, buscar un equilibrio entre la cantidad de calorías y la calidad nutricional.


  • Agua simple
  • Ultraprocesados
  • Alimentos frescos
  • Productos light
  • flatlay of assorted nutritious food

4. Abusar de los alimentos procesados.

El consumo excesivo de alimentos procesados podría tener efectos perjudiciales en tu salud, como aumento del riesgo de enfermedades cardíacas y diabetes tipo 2. Estos alimentos incluyen cantidades excesivas de azúcares, grasas trans, sodio y un contenido relativamente bajo de nutrientes (“energía vacía”) que cumplen una función en el organismo. Opta por alimentos frescos y naturales.


5. No tomar suficiente agua.

La deshidratación es un problema común que mucha gente pasa por alto. El agua es esencial para mantener un cuerpo saludable y funcionando. Asegúrate de mantenerte bien hidratado a lo largo del día bebiendo suficiente e incluyendo alimentos frescos (como vegetales).


6. Excluir grasas, proteínas o carbohidratos.

Estos macronutrientes (grasas, proteínas y carbohidratos) cumplen funciones esenciales en el organismo.

Los carbohidratos son la principal fuente de energía y son fundamentales para el funcionamiento del cerebro y el sistema nervioso.

Las proteínas son necesarias para la construcción y reparación de tejidos, así como para la función inmunológica y enzimática.

Las grasas son necesarias para la absorción de vitaminas liposolubles, la protección de órganos y la regulación de hormonas.


7. No planificar.

No planificar las comidas puede llevarte a tomar desiciones impulsivas que podrían ser poco saludables. Prepara, organiza y compra alimentos nutritivos con anticipación para evitar recurrir a opciones improvisadas que no priorizan tus metas y objetivos.

Adelántate a la situación y no caigas en comprar o consumir lo primero que encuentres.

Tips:

1-Haz un menú semanal (¿que voy a incluir en mis comidas?, ¿hago colaciones?, ¿mis opciones se apegan a mis metas y objetivos en salud?, ¿mis opciones son factibles (tiempos, economía, necesidades, gustos, estado de salud, etc….? ) (*Asesorarte con un nutriólogo puede ser de utilidad para la planificación de comidas considerando tus características y necesidades).

2-Basa tu lista de compras en tu menú tentativo.


Evitar estos errores comunes puede marcar una gran diferencia en tu salud física.

Recuerda que una dieta equilibrada, combinada con ejercicio regular y hábitos saludables, es clave para la prevención y mantenimiento de la salud.


Las necesidades nutricionales son distintas para cada uno de nosotros, no dudes en ponerte en contacto con un nutriólogo si buscas más detalle o información sobre tus particularidades. 

Yo Rocío, estaré feliz de escucharte y hacer lo que esté en mis manos por ayudarte 🙂

Lnca. Rocío Bou

Lic en Nutrición y Ciencia de los Alimentos

Deja un comentario