• 4:59 am

Tlacoyos de Quesillo: tradición en casa.

Tlacoyo

Bienvenida, hoy te voy a contar sobre todo lo que necesitas para la preparación de tlacoyos de quesillo desde cero, comenzando con la masa, el relleno y los condimentos.

¡Vamos a sumergirnos en los sabores de la cocina mexicana!

Ingredientes para la masa:

  • 2 tazas de masa de maíz para tortillas.
  • 1/2 taza de agua tibia.
  • 1/2 cucharadita de sal.

Ingredientes para el relleno y la salsa:

  • 200 g de quesillo o requesón desmenuzado.
  • 1 taza de frijoles molidas.
  • Salsa picante, lechuga, nopales y/o cebolla.

Instrucciones:

1: preparación de la masa
  • Mezcla la masa: en un tazón grande, combina la masa de maíz, agua tibia y sal. Mezcla hasta que la masa tenga una consistencia suave y maleable. Ajusta la cantidad de agua según sea necesario para lograr la textura adecuada.
  • Amasa y reposo: amasa la masa durante unos minutos para asegurar que esté bien integrada. Cubre la masa con un paño húmedo y deja que repose durante aproximadamente 30 minutos para que se hidrate adecuadamente.
2: forma los tlacoyos
  • Prepara los Tlacoyos: toma porciones pequeñas de masa y forma discos planos y redondeados. Coloca en el centro de cada disco una porción de quesillo y frijoles.
  • Dale forma a los Tlacoyos: doble los bordes del disco hacia el centro para cubrir el relleno y formar una especie de ovalo o “barca”. Asegúrate de que el relleno esté completamente cubierto y sellado.
3: Cocción
  • Cocción de los tlacoyos: calienta una plancha o sartén a fuego medio-alto y coloca los tlacoyos. Cocina cada lado hasta que estén dorados y crujientes.
  • Sirve con salsa: sirve los tlacoyos en un plato y acompaña con salsa roja por encima.

¡Felicidades! Ahora ya tienes unos deliciosos tlacoyos de quesillo desde cero. Saborea esta auténtica experiencia mexicana y comparte este manjar tradicional con amigos y familiares. ¡Buen provecho! 🇲🇽🍴

Tlacoyos: La Historia de una deliciosa tradición mexicana 🇲🇽🌽

La gastronomía de México es un universo de sabores y tradiciones que se entrelazan a lo largo de siglos. Uno de los platillos más emblemáticos que refleja la riqueza cultural y culinaria de este país es el “tlacoyo”. Vamos a sumergirnos en la historia de esta deliciosa especialidad mexicana y descubrir cómo ha perdurado en el tiempo.

Orígenes prehispánicos:

Los tlacoyos tienen sus raíces en la época prehispánica de Mesoamérica, siendo un platillo fundamental en la dieta de civilizaciones como los aztecas, mayas y nahuas. La palabra “tlacoyo” proviene del náhuatl “tlacoyohtli”, que significa “cosa alargada o ovalada”, refiriéndose a la forma característica de este alimento.

Masa de maíz:

La maza de maíz, principal ingrediente de los tlacoyos, era considerada sagrada en la cultura azteca. Era vista como un regalo de los dioses y era la base de la alimentación cotidiana. La técnica de nixtamalización, que consiste en cocinar el maíz con cal, fue desarrollada en esta época y es clave para la preparación de la maza de maíz.

Relleno y variedad:

En sus orígenes, los tlacoyos eran rellenos de ingredientes como frijol, haba y quelites (hierbas comestibles). Con el tiempo, se comenzaron a incorporar otros rellenos como requesón, chicharrón prensado, nopales y más, dependiendo de la región y preferencias locales.

Tlacoyos a través del tiempo:

A pesar de ser una antigua tradición, los tlacoyos han perdurado a través de las generaciones. Se han mantenido como un alimento básico en muchas familias mexicanas y son una presencia constante en ferias, mercados y celebraciones tradicionales en todo México.

Legado de sabor y cultura:

Hoy en día, los tlacoyos no solo son un alimento popular en México, sino que han cruzado fronteras y son apreciados por amantes de la gastronomía en todo el mundo. Su sabor auténtico y arraigo en la cultura mexicana los convierten en un tesoro culinario que sigue encantando a quienes tienen el privilegio de probarlos.

Los tlacoyos son más que una simple delicia culinaria; son un vínculo entre el pasado y el presente, una conexión con las raíces ancestrales y una muestra de la diversidad y riqueza gastronómica de México. Disfrutarlos es adentrarse en una tradición milenaria que sigue deleitando paladares y uniendo a las personas en torno a la mesa.

¡Buen provecho!

También te recomendamos nuestra deliciosa receta de barritas de avena y amaranto.

Lnca. Rocío Bou

Lic en Nutrición y Ciencia de los Alimentos

Deja un comentario