Originario de la región de Liguria en Italia, el pesto es una salsa clásica conocida por su sabor fresco y aromático. Tradicionalmente se hace con albahaca fresca, queso parmesano, piñones, ajo y aceite de oliva, todo mezclado hasta obtener una textura suave y deliciosa.

El pesto no solo es versátil en su preparación, sino también en su consumo. Puedes disfrutarlo mezclado con pasta recién cocida, como aderezo para ensaladas o como salsa para pizzas caseras. También puedes usarlo como marinada para proteínas o simplemente untarlo en pan tostado para un aperitivo rápido y sabroso.


Ingredientes:

  • 🌿 1 tazas de hojas de albahaca fresca
  • 🧀 1/8 taza de queso parmesano rallado
  • 🥜 1/4 taza de piñones o nueces
  • 🧄 1 diente de ajo, picados
  • 🍋 Jugo de 1/2 limón
  • 🫒 1/4 taza de aceite de oliva
  • 🌶️ pimienta al gusto

Instrucciones:

  1. En un procesador de alimentos, mezcla las hojas de albahaca, el queso parmesano, los piñones o nueces, el ajo picado, y el jugo de limón. Procesa hasta que todo esté bien combinado y picado.
  2. Con el procesador en marcha, añade lentamente el aceite de oliva hasta que la mezcla esté suave y bien combinada. Si es necesario, raspa los lados del procesador con una espátula para asegurarte de que todo se mezcle uniformemente.
  3. Prueba y ajusta la sazón con sal y pimienta según sea necesario.
  4. Sirve el pesto sobre pasta cocida al dente, como salsa para pizza o como aderezo para ensaladas. ¡Disfruta!

Recuerda que asistir con un nutricionista es la mejor alternativa cuando se trata de recomendaciones en salud y alimentación. Esta receta es sólo de referencia y no reemplaza el consejo nutricional individualizado. 

Lnca. Rocío Bou

Lic en Nutrición y Ciencia de los Alimentos

Deja un comentario