• 1:25 pm

¿Se puede tener obesidad y también una masa muscular reducida o disfuncional?

Antes se creía que únicamente las personas con apariencia evidente de malnutrición por déficit (muy delgados y con pérdida evidente de grasa y músculo) desarrollaban sarcopenia; sin embargo, ahora se sabe que también aquellas con exceso de grasa corporal pueden tener una masa muscular debilitada y pobre. Esto se conoce como obesidad sarcopénica. 


¿Qué es la Obesidad Sarcopénica (OS)?

La obesidad sarcopénica (OS) es un fenómeno complejo y creciente que combina dos problemas de salud significativos: la acumulación excesiva de grasa (obesidad) y la pérdida en la cantidad y calidad (fuerza/función) de la masa muscular (sarcopenia).

La OS es la intersección crítica de dos problemas de salud importantes: la obesidad y la sarcopenia que en conjunto, nos pueden llevar a desarrollar enfermedades crónicas (como diabetes, hipertensión, dislipidemia o síndrome metabólico), a tener fragilidad y a ser dependientes. 

¿De dónde viene?, ¿cuáles son los factores desencadenantes?

Aún no se conoce del todo el origen o la etiología de este fenómeno complejo; sin embargo, en varias investigaciones se han hecho propuestas en las que se describe que participan y se entrelazan distintas alteraciones metabólicas y celulares que podrían estar influenciadas por componentes del estilo de vida (como la alimentación y la actividad física) además de la predisposición genética y el envejecimiento. 


Sobre la masa muscular esquelética:

Mantener la masa muscular lo largo de la vida es fundamental para preservar la salud. El músculo esquelético no solo es crucial para el movimiento y la postura, sino que también desempeña un papel central en el metabolismo, la comunicación intercelular y la regulación de diversas funciones corporales.

Algunas funciones de la masa muscular esquelética:

  • Es responsable de la contracción y relajación para permitir el movimiento corporal y la postura.
  • Durante la contracción, se liberan miokinas que pueden tener efectos autocrinos (afectando a las células musculares mismas) y paracrinos (afectando a células cercanas). Las miokinas actúan como mediadores en la comunicación entre el músculo y otros tejidos, como el tejido adiposo, hígado y sistema inmune.

(las miokinas podrían influir en la regulación del metabolismo de nutrientes, incluyendo la sensibilidad a la insulina y la utilización de grasas como fuente de energía, algunas tienen propiedades antiinflamatorias y pueden modular la respuesta inmunológica)

  • El músculo esquelético participa en la regulación del metabolismo energético al utilizar glucosa y grasas para producir energía.

¿Que puede ocasionar que se pierda masa muscular?

La proteólisis es el proceso de descomposición de proteínas en aminoácidos y péptidos más pequeños. Este proceso es fundamental (y “normal”) para la regulación del metabolismo y el mantenimiento de la homeostasis en el cuerpo; sin embargo, desequilibrios (como la mayor degradación vs la síntesis) podrían tener consecuencias negativas para la salud.

Varios factores pueden contribuir a la proteólisis:

  • Hormonas catabólicas: hormonas como el cortisol y la adrenalina son catabólicas y pueden aumentar la proteólisis. Estas hormonas son liberadas en situaciones de estrés, como el ayuno, el ejercicio intenso o el trauma (físico).
  • Ayuno y restricción calórica: durante el ayuno o la restricción calórica, el cuerpo busca fuentes de energía y puede recurrir a la proteólisis para obtener aminoácidos que luego se convierten en glucosa para satisfacer sus necesidades energéticas.
  • Infecciones e inflamación: las infecciones y la inflamación crónica pueden desencadenar una respuesta inflamatoria en el cuerpo que puede aumentar la proteólisis para proporcionar aminoácidos necesarios para la síntesis de proteínas involucradas en la respuesta inmune.
  • Enfermedades crónicas: algunas enfermedades crónicas, como el cáncer, la insuficiencia cardíaca o la insuficiencia renal, pueden aumentar la proteólisis como parte de la respuesta del cuerpo al estrés metabólico asociado con estas enfermedades.
  • Desnutrición y malnutrición: la falta de nutrientes esenciales, especialmente proteínas, puede llevar a un aumento en la proteólisis a medida que el cuerpo intenta obtener aminoácidos de las proteínas musculares y tisulares.
  • Ejercicio físico: durante el ejercicio intenso, el cuerpo puede recurrir a la proteólisis para obtener aminoácidos y energía adicional para el funcionamiento muscular y la recuperación.
  • Envejecimiento: con el envejecimiento, hay una tendencia a una mayor proteólisis debido a cambios en la regulación hormonal y metabólica que pueden resultar en una menor síntesis de proteínas y una mayor degradación proteica.
  • Isquemia y lesiones tisulares: La falta de suministro sanguíneo adecuado a los tejidos (isquemia) y las lesiones tisulares pueden activar la proteólisis para liberar aminoácidos que ayuden en la reparación y recuperación de los tejidos dañados.

Y, qué dice la evidencia…

¿por qué las personas desarrollan Obesidad Sarcopénica si la obesidad suele ocurrir en condiciones de exceso de nutrición?

Un grupo de investigadores (Li CW et al, 2022) propuso que el vínculo entre la sarcopenia y la obesidad podría responder a los siguientes factores : 

1. Hiperlipidemia y redistribución de grasa: 

El consumo de alimentos que es excesivo o inadecuado y la inactividad física (dentro de un sistema más complejo donde intervienen mucho más factores) persistente pueden llevar a la acumulación de lípidos y provocar la expansión o aumento en el tamaño de las células grasas (adipocitos). Esto puede conducir a la redistribución de la grasa en el cuerpo: la grasa se infiltra en los tejidos y órganos donde no debería estar (como puede ser la músculo esquelético). 

El que la grasa se infiltre en las células musculares  puede desencadenar una serie de problemas. Entre estos, la producción de citocinas que llevan a una respuesta inflamatoria exagerada, un ciclo de estrés celular, el deterioro metabólico, y la expresión de genes profibróticos. 

2. Resistencia a la insulina e inflamación celular crónica

En respuesta a la hiperlipidemia, acumulación ectópica de grasa, respuesta inflamatoria, envejecimiento y disfunción mitocondrial; las células (miocitos y adipocitos), pueden desarrollar resistencia a la insulina.

Estas células con resistencia a la insulina se hacen incapaces de responder y manejar las concentraciones en sangre de glucosa y lípidos; lo que promueve la acumulación de más grasa (mayor lipógénesis y lipólisis alterada), la expansión del tejido adiposo visceral y el aumento en la respuesta inflamatoria.

La inflamación sistémica y en el tejido muscular y adiposo, contribuye a un ciclo vicioso que impulsa la resistencia a la insulina, disfunción mitocondrial (alteración en los procesos metabólicos)  y la obesidad sarcopénica.


En resumen, la obesidad sarcopénica podría resultar del exceso de grasa, la acumulación de esta en el tejido muscular esquelético y una respuesta inflamatoria exacerbada y crónica que conduce a la disfunción metabólica. El diagnóstico y detección requiere de métodos específicos (como DEXA, MRI, TC, antropometría, etc.).


Impacto en la salud: 

Esta condición (OS) se asocia con un mayor riesgo de discapacidad, enfermedades cardiovasculares, metabólicas y mortalidad. 

La infiltración ectópica de grasa en el músculo esquelético, conocida como mioesteatosis, se relaciona con la pérdida de masa muscular, de la fuerza y movilidad. Este fenómeno anormal puede causar sarcopenia (lo que implica dificultad para caminar, levantarse, cargar objetos, etc), desencadenando inflamación sistémica, resistencia a la insulina y obesidad sarcopénica.

¿Que nos podría servir para prevenir la obesidad sarcopénica? 

  • person in pink sneakers standing on white snow
  • variety of dishes
  • Free grilled salmon image

1. Estilo de vida saludable, Dieta y actividad física:  Una alimentación equilibrada que incluya la proporción y cantidad adecuada de nutrientes y ejercicio podría ser esencial para manejar tanto la obesidad como la sarcopenia. Adoptar un estilo de vida saludable que incluya una dieta equilibrada, actividad física regular, suficiente descanso y manejo del estrés puede ser fundamental para prevenir la obesidad sarcopenica.

-La combinación de entrenamiento de fuerza y ejercicio aeróbico puede ayudar a preservar la masa muscular y reducir la grasa corporal. 

-Una dieta suficiente, podría ser de utilidad para evitar la deposición ectópica de grasa y mantener las reservas de grasa y la masa muscular funcional.

-Una alimentación rica en antioxidantes y compuestos antiinflamatorios puede contribuir a disminuir los procesos inflamatorios de las células.

2. Asesoramiento Nutricional: Consultar a un profesional de la salud para un plan de manejo personalizado es clave. Esto puede incluir asesoramiento nutricional, supervisión médica y seguimiento regular para evaluar el progreso.


La obesidad sarcopénica representa un desafío complejo pero podría prevenirse. Con un enfoque multidisciplinario que abarque cambios en el estilo de vida y estrategias de manejo efectivas, podríamos mitigar los riesgos y mejorar la calidad de vida de las personas al prevenir esta alteración de la composición corporal y metabolismo.


Recuerda que una dieta equilibrada, combinada con ejercicio regular y hábitos saludables, son componentes claves para la prevención y mantenimiento de la salud. 


Las necesidades nutricionales son distintas para cada uno de nosotros, si buscas adquirir mejores hábitos y contribuir a prevenir alteraciones metabólicas, no dudes en ponerte en contacto con un nutriólogo. Yo Rocío, Licenciada en Nutrición y Ciencia de los Alimentos, estaré feliz de escucharte y hacer lo que esté en mis manos por ayudarte 🙂 

Fuentes:

Pasiakos SM, Carbone JW. Assessment of skeletal muscle proteolysis and the regulatory response to nutrition and exercise. IUBMB Life. 2014 Jul;66(7):478-84. doi: 10.1002/iub.1291. Epub 2014 Jul 23. PMID: 25052691.

Cruz-Jentoft AJ, Bahat G, Bauer J, Boirie Y, Bruyère O, Cederholm T, Cooper C, Landi F, Rolland Y, Sayer AA, Schneider SM, Sieber CC, Topinkova E, Vandewoude M, Visser M, Zamboni M; Writing Group for the European Working Group on Sarcopenia in Older People 2 (EWGSOP2), and the Extended Group for EWGSOP2. Sarcopenia: revised European consensus on definition and diagnosis. Age Ageing. 2019 Jan 1;48(1):16-31. doi: 10.1093/ageing/afy169. Erratum in: Age Ageing. 2019 Jul 1;48(4):601. PMID: 30312372; PMCID: PMC6322506.

Li CW, Yu K, Shyh-Chang N, Jiang Z, Liu T, Ma S, Luo L, Guang L, Liang K, Ma W, Miao H, Cao W, Liu R, Jiang LJ, Yu SL, Li C, Liu HJ, Xu LY, Liu RJ, Zhang XY, Liu GS. Pathogenesis of sarcopenia and the relationship with fat mass: descriptive review. J Cachexia Sarcopenia Muscle. 2022 Apr;13(2):781-794. doi: 10.1002/jcsm.12901. Epub 2022 Feb 2. PMID: 35106971; PMCID: PMC8977978.

Lnca. Rocío Bou

Lic en Nutrición y Ciencia de los Alimentos

Deja un comentario