Lo que necesitas saber sobre la intolerancia a la lactosa

Intolerancia a la lactosa

La intolerancia a la lactosa es una condición común que afecta a un gran número de personas en todo el mundo. Se produce cuando el cuerpo tiene dificultades para descomponer y digerir la lactosa, un azúcar que se encuentra en los productos lácteos. Esta incapacidad puede resultar en una variedad de síntomas molestos. En esta entrada, exploraremos en detalle qué es la intolerancia a la lactosa, sus causas, síntomas, diagnóstico, tratamiento y opciones para llevar una vida saludable con esta condición.

¿Qué es la Intolerancia a la Lactosa?

La intolerancia a la lactosa es una afección en la que el cuerpo no produce suficiente lactasa, una enzima necesaria para descomponer la lactosa en glucosa y galactosa para su adecuada absorción en el torrente sanguíneo. Cuando hay una deficiencia de lactasa, la lactosa no digerida pasa al colon, donde las bacterias la descomponen y producen gas y otros compuestos, causando los síntomas típicos de la intolerancia a la lactosa.

Causas de la intolerancia a la Lactosa

La intolerancia a la lactosa puede ser causada por diversas razones, entre ellas:

  1. Deficiencia Primaria de Lactasa: Es la forma más común y se desarrolla con el tiempo, generalmente en la adolescencia o edad adulta.
  2. Deficiencia Secundaria de Lactasa: Se debe a una lesión en el revestimiento del intestino delgado, a menudo debido a una infección o enfermedad.
  3. Congénita o del Desarrollo Infantil Temprano: Ocurre desde el nacimiento debido a una falta total de lactasa.

Síntomas de la intolerancia a la Lactosa

Los síntomas de la intolerancia a la lactosa pueden variar en intensidad y suelen ocurrir después de consumir productos lácteos, incluyendo:

  • Dolor abdominal.
  • Hinchazón.
  • Gases.
  • Diarrea.
  • Náuseas.

Lista de productos con lactosa

Si eres intolerante a la lactosa o simplemente deseas evitarla, es importante conocer qué productos la contienen. Aquí te dejo una lista de productos comunes que contienen lactosa:

  1. Leche: Ya sea entera, desnatada, semidesnatada o enriquecida.
  2. Yogur: Incluyendo yogur natural o con sabores.
  3. Queso: Aunque algunos quesos tienen menos lactosa que la leche, aún contienen cantidades significativas.
  4. Mantequilla: Aunque contiene menos lactosa que la leche, puede afectar a personas altamente sensibles.
  5. Nata o crema de leche: Tanto la nata líquida como la crema para cocinar.
  6. Helado: La mayoría de los helados contienen lactosa.
  7. Suero de leche: A menudo se encuentra en productos de panadería y alimentos procesados.
  8. Leche condensada y evaporada: Contienen lactosa en concentraciones significativas.
  9. Leche en polvo: Usada en muchos productos horneados y preparados.
  10. Batidos y bebidas lácteas: Como batidos de chocolate y bebidas lácteas saborizadas.
  11. Salsas y aderezos: Algunas salsas, como la bechamel, y algunos aderezos contienen lactosa.
  12. Alimentos procesados: Muchos alimentos procesados pueden contener lactosa, incluso si no esperarías que la tuvieran, como algunos panes, cereales, galletas, entre otros.

Si eres intolerante a la lactosa, es esencial leer las etiquetas de los productos antes de consumirlos para asegurarte de que no contengan lactosa oculta. También puedes optar por productos específicamente etiquetados como “sin lactosa” o buscar alternativas no lácteas. Si tienes dudas, siempre es recomendable consultar a un profesional de la salud.

Consejos para una vida saludable con intolerancia a la lactosa

  1. Consultar a un nutricionista para planificar una dieta equilibrada y nutritiva (te invitamos a checar nuestro directorio).
  2. Modificación de la dieta: Reducción del consumo de productos lácteos o eliminación total de la lactosa de la dieta. Ajustar tu dieta y alimentación. Explorar alternativas sin lactosa y productos lácteos bien tolerados, como el yogur sin lactosa.
  3. Suplementos de lactasa: Tomar suplementos de lactasa antes de las comidas o consumir productos lácteos.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico de la intolerancia a la lactosa puede implicar pruebas de hidrógeno en el aliento o pruebas de tolerancia a la lactosa.

La intolerancia a la lactosa es una condición común, pero con el manejo adecuado y una dieta adaptada, las personas pueden llevar una vida saludable y activa. Si sospechas que padeces intolerancia a la lactosa, es fundamental buscar orientación médica para recibir un diagnóstico adecuado y crear un plan de manejo efectivo.


Lnca. Rocío Bou

Lic en Nutrición y Ciencia de los Alimentos

Deja un comentario